Manifiesto contra EdC

CONTRA LA ASIGNATURA EDUCACIÓN PARA LA CIUDADANÍA

      Como profesionales de la enseñanza expresamos nuestro rechazo a la implantación de la asignatura Educación para la ciudadanía definida en los reales Decretos de Enseñanzas mínimas de Educación Primaria y de Educación Secundaria (R.D. 1513/2006, de 7 de diciembre y R.D. 1631/2006 de 29 de diciembre).

      Con la excusa de formar buenos ciudadanos para una sociedad democrática y pluralista el gobierno intenta imponer un cierto programa ideológico que afecta a la vida social y privada de todos los ciudadanos. De hecho el estudio del sistema democrático, la Constitución y la reflexión sobre los valores de solidaridad e igualdad ya estaban incluidos en el currículo de las asignaturas de Ética, Filosofía y Ciencias Sociales y también se trata como temas transversales en las demás asignaturas.

      Al incluir entre los contenidos de Educación para la ciudadanía cuestiones como «la condición humana», «la identidad personal», «la educación afectivo-sexual» o “la construcción de la conciencia moral» la nueva asignatura supone una intromisión ilícita en el derecho de los padres a educar a sus hijos en sus propias convicciones morales y religiosas (Constitución Española de 1978, art. 27.3)

      Asimismo es una asignatura cuya inclusión supone una disminución horaria considerable en otras materias muy necesarias.

Por todo ello denunciamos que:

      ♦  No es legítimo imponer un determinado sistema de valores y hacerlo pasar por universal cuando no lo es.

      ♦  No es legítimo usar la escuela como instrumento de transmisión ideológica de valores por medio de una asignatura obligatoria y evaluable.

      ♦  No es legítimo, ni legal, que el Estado sustituya a las familias en su labor educativa.

      ♦  Tampoco es legítimo que a los docentes se nos fuerce a impartir contenidos que violentan nuestras conciencias.

      Trabajaremos con todos los medios legales para evitar cualquier forma de adoctrinamiento al servicio del poder sea del signo que sea.

Deja un comentario